¿Qué es y porqué se produce el cáncer?

PARTE II.  El ADN como origen del Cáncer

En la primera parte hablábamos del debilitamiento del mecanismo de inhibición proliferante de las células cancerosas, así como de como las células malignas tienden a perder esa inhibición por contacto, pero ¿Por qué?

Esa es la pregunta de muchos en todo el mundo, y es una pregunta muy razonable.  La respuesta a esa pregunta tiene 3 letras ADN.  Hemos oído acerca del ADN siempre.  ¿Pero que es el ADN? (acido desoxirribonucleico).  Es nuestra huella digital, nuestro proyecto genético original, y está en cada célula de nuestro cuerpo.  Es la clave morse (química) que maneja cada una de nuestras células para la construcción de bloques específicos.  Esos bloques son cadenas de productos químicos, que lo científicos identifican con letras.  Cambiando una sola letra puede cambiar cualquier cosa.

Un gen es una secuencia particular de ADN que maneja la producción de una proteína única.  Este código genético es la vida misma y el cuerpo lo resguarda y protege con mucho cuidado.  Cada célula tiene su propio sistema de seguridad para proteger la integridad de este código.  Cada que una célula se divide, este código genético debe replicarse perfectamente.  Para garantizar que no hay errores en copiar esta información, cada célula tiene un corrector ortográfico, el cual examina el código y lo repara si encuentra algún defecto.  Los genes que realizan este trabajo se llaman genes de reparación del ADN.

En este sentido todos los cánceres (cómo el cáncer de próstata) son genéticos (que no es lo mismo que hereditarios).

El inicio del cáncer

Los cánceres provienen de una o unas series de mutación (alteraciones) en el código del ADN:

  • Se inicia cuando en un tejido normal, una célula sufre una modificación irreversible (iniciación).
  • Después la célula sufre otras alteraciones genéticas que promueven su proliferación y la acumulación de daños (promoción).
  • Por último, la población de células alteradas durante la promoción progresa hacia un fenotipo maligno (progresión).

Durante esta secuencia, las células cancerosas adquieren un grupo de las características comunes en los diferentes tipos de cáncer.

El ADN es dañado regularmente, esto pasa frecuentemente y siempre se repara instantáneamente.  Sin embargo, cuando las mutaciones ocurren y transforman a un gen crucial o a varios genes las defensas del cuerpo pueden verse abrumadas y el cáncer ocurrir.

Algunos científicos creen que algunos alimentos pueden bloquear o aun repara las lesiones a los genes que de otra forma se convertirían en cáncer.

Tipos de genes

Existen tres tipos de genes involucrados que cuando disfuncionan derivan el cáncer.

  1. Los oncogenes: Estos desempeñan una función esencial en las células normales por que promueven su proliferación; cuando la estructura o la expresión de los oncogenes se altera, mantienen una activación sostenida; el resultado de esa activación es que ya no necesitan estímulos específicos para conservar la progresión del ciclo celular.  Por lo que la célula incrementa su proliferación y transfiere esas características a sus células hijas.
  2. Los genes supresores: Estos ejercen un control negativo sobre la proliferación de las células normales, porque detienen el ciclo celular o activan vías que posibilitan la muerte celular programada.  Por ellos u mal funcionamiento se relaciona con el cáncer.
  3. Los genes reparadores: Estos son los genes encargados del control de calidad.  Estos genes detectan el daño al ADN e intentan revertir las mutaciones por medio de la transducción de señales, para lo cual actúan en las diferentes partes del ciclo celular y activan mecanismos de reparación.  La pérdida de la función de este tipo de genes hace a las células afectadas susceptibles a la acumulación de mutaciones (alteraciones) que se transmiten a la siguiente generación celular.