¿Qué es y por qué se produce el cáncer?

PARTE III.  El daño Oxidativo en el Cáncer de Próstata

Cada día nuestras células se defienden de innumerables amenazas del medio ambiente como la luz, el tabaco, las infecciones etc.  El cáncer de próstata proviene más comúnmente del daño oxidativo producido por los radicales libres (moléculas inestables, altamente reactivas, eléctricamente cargadas) que destruyen tejido, disuelven membranas y matan células en un instante.  Normalmente aparecen en pequeño número como “sicarios” para el sistema inmune normalmente son neutralizadas por las llamadas enzimas limpiadoras y los nutrientes antioxidantes en las células.  Sin embargo, si ellas son deficientes o son superadas por muchos radicales libres, entonces los radicales libres pueden atacar el ADN en las células, causando mutaciones que conducen al cáncer.

El daño oxidativo puede prevenir de dos fuentes.  Una es la metabólica (el metabolismo de nuestra dieta diaria). La segunda proviene de la inflamación. Las células de la próstata están siendo lastimadas por dos lados, las sobre trabajadas enzimas limpiadoras deben de estar en todos lados al mismo tiempo protegiendo a alas células de estas provocaciones.  (Los electrófilos son aceptores de electrones, y la oxidación es un proceso en el cual uno o más electrones son removidos).

El epitelio prostático normal que es sometido al estímulo de provocación o daño de los oxidantes y electrófilos de la dieta y a la exposición de los oxidantes inflamatorios, causa que aparezca atrofia inflamatoria proliferativa (PIA), posteriormente neoplasia intraepitelial (NIP) y finalmente el llamado: cáncer de próstata.

Glutatión-S-Transferasa (GST)

Una de esas enzimas limpiadoras o desintoxicantes (protectoras contra el cáncer) es la llamada Glutatión-S-Transferasa (GST), es un tripéptido no proteínico que deriva de los aminoácidos.  Es un antioxidante que ayuda a proteger a las células de los radicales libres y peróxidos.  Tiene múltiples funciones:

  1. Es el mayor antioxidante endógeno producido por las células, participando directamente en la neutralización de radicales libres y compuestos de oxígeno reactivo, así como en el mantenimiento de los antioxidantes exógenos.
  2. Desintoxica xenobióticos y agentes carcinógenos.
  3. Es esencial en el sistema inmunológico, modulando la presentación de antígenos a los linfocitos.
  4. Fundamental en la síntesis y reparación del ADN.

El glutatión existe en los estados reducido (GSH) y oxidado (GSSG), en el estado reducido es capaz de donar su equivalente de reducción a otras moléculas inestables (especies reactivas de oxígeno).  En la donación de un electrón el glutatión se convierte en reactivo, pero rápidamente reacciona con otro igual para formar disulfuro de glutatión (GSSG). Esta reacción es posible debido a alta concentración de glutatión en las células. Además, el glutatión puede regenerarse a partir de la GSSG a través de la enzima glutatión transferasa.

La glutatión transferasa en términos prácticos, sirve como un extinguidor de juego genético transformando los radicales libres en productos solubles en agua no dañinos y provocando una limpia de toxinas a nivel celular.  La pérdida de esto es crucial en el desarrollo del cáncer de próstata.

Entendiendo esto ahora los científicos buscan nuevas formas para mantener esta enzima o nuevas alternativas de desintoxicación.  Se piensa que uno o más agentes anticáncer presentes en la dieta pudieran ser de utilidad como el brócoli y el tofu (ambos presentes en la dieta asiática) o algunos antioxidantes como la vitamina C, E y los carotenoides pudieran ser útiles.