CARCINOGÉSIS  (Entendiendo al Cáncer)

Por el Dr. Román Carvajal García.

El cáncer es una anomalía de los seres vivos multicelulares, en quienes lo procesos de crecimiento, división y diferenciación se regulan por la interacción estructural y funcional de cada unidad para lograr el desarrollo coordinado del organismo.  Las células normales crecen, se divide y mueren de manera secuencial.  Los mecanismos de control del crecimiento y división celulares son diversos; uno de los más importantes depende de la expresión de los genes en el núcleo de las células.

El cáncer se desarrolla cuando una célula escapa al control del crecimiento, proliferación y muerte, como resultado, se divide y prolifera de manera anormal, multiplicándose de forma acelerada y sin control.  Esa célula da lugar a millones de células, también alteradas, que conforman un tumor maligno.

Las células cancerosas no responden a los factores de crecimiento, por lo que adquieren autonomía respecto al microambiente que las rodea y se multiplican sin sujeción a las señales externas.  También dejan de estar subordinadas a una localización y desarrollan movilidad y desplazamiento.  Las células transformadas no responden a las señales que en condiciones normales conducirían a su muerte después de cierto número de divisiones, por lo que se perpetúan de manera indefinida.  La combinación de esa capacidad de dividirse sin control y de perpetuación les confiere una enorme probabilidad de transformarse en células malignas.

Otra propiedad de las células cancerosas es el debilitamiento del mecanismo de inhibición proliferante, que en células normales se activa en cuando dos o más células entran en contacto.  Las células malignas tienen a perder esa inhibición por contacto y por tanto pueden crecer e invadir los tejidos adyacentes.

¿Por qué? Es una pregunta muy razonable y para poder explicarla con amplitud responderemos a esto en la siguiente parte de nuestro artículo.

 

[Extraido del Libro “Superando el Cáncer de Próstata” Editorial Cuellar]